); Saltar al contenido

La fe en momentos de crisis

La fe en momentos de crisis

 

“Aquel que tiene fe, nunca está solo”

                                                                   Carlyle
¿Puede la fe ayudarle a mejorar su salud mental? Los estudios recientes sugieren que si podría.
En los últimos años se ha investigado los beneficios que tiene fortalecer la fe para mitigar los síntomas ocasionados por la depresión, ansiedad y el sufrimiento.
La fe les permite a muchas personas mantenerse con esperanza durante la adversidad incluso cuando están convencidos que nadie más puede comprender su intenso sufrimiento.
Aferrarse a sus creencias espirituales o religiosas en el transitar de los momentos difíciles, le proporcionará notables beneficios que los científicos ya han demostrado.
Creer que existe un ser superior que conoce su dolor y sus sentimientos más íntimos mejor que cualquier otro ser humano, lo hará sentir consolado recordándole que no está solo.
Para personas no creyentes depender de “señales divinas” puede parecer supersticioso, sin embargo, cada día hay más estudios que demuestran cómo por medio de la fe, las personas con problemas de salud mental pueden responder mejor a las terapias y tratamientos.
Uno de los motivos por los cuales la fe protege contra la depresión es debido a que produce cambios en zonas de la corteza cerebral.
La profesora y directora de psicología clínica Lisa Miller de la Universidad de Columbia, realizó una investigación en 130 individuos que valoraban la espiritualidad y evidenció que había un engrosamiento en zonas de la corteza cerebral de estos pacientes asociado a la meditación regular u otra práctica espiritual o religiosa.
Se cree que esta podría ser la razón por la cual estas actividades protegen contra la depresión. Incluyendo a las personas con alto riesgo de padecer la enfermedad.
Otros estudios  publicados en The Journal of Affective Disorders revelaron que los pacientes con enfermedades depresivas, de ansiedad y trastorno bipolar, que tienen un nivel alto de creencia en Dios se benefician más de las terapias y tratamientos médicos.
Al fortalecer mi fe, mi mente crea un patrón de pensamientos que me ayuda a manejar mejor las crisis emocionales. Sentir que todo va a mejorar cambia la perspectiva de ver el mundo y esto influye en su actitud.
El objetivo de las terapias cognitivo conductuales es lograr que el paciente cambie sus patrones mentales, es decir la forma como responde ante una situación en particular. Por medio de la fe usted puede lograr estos cambios y modificar su conducta.
Creer en algo espiritual, permanente, inquebrantable y omnipotente en tiempos de angustia emocional cuando muchas veces los medicamentos ni la psicoterapia funcionan, puede convertirse en su herramienta más importante.
Fortalecer mi fe en los tiempos de desventura mejora mi disposición ante los infortunios de la vida, porque con la fe evitamos que cualquier evento desafortunado pueda hacernos perder el enfoque y terminemos sumergidos en los sufrimientos y circunstancias que nos abruman.
Le propongo tres técnicas que le permitirán fortalecer su fe, así podrá construir pensamientos que le otorguen alivio y esperanza ante el sufrimiento, todo dolor tiene un propósito mayor y puede ser usado para el bien.

Ejercicios para fortalecer mi fe

1. Enfocar su mente en la fe:
Cuando se encuentre en situaciones de ansiedad o sufrimiento, puede centrar su mente en aquello que tiene fe y entregarle sus problemas, carga o ansiedad. Este acto le otorgará paz.
También puede respirar profundamente y en cada exhalación alejar sus pensamientos del problema, solo enfocándose en su fe para lograr encontrar descanso mental.
Puedo fortalecer mi fe diciendo “todas las cosas que me suceden son para mi bien, aunque en este momento mi consciencia no lo entienda”
2. Aferrarse a su Dios:
Esta segunda técnica consiste en mantenernos calmados en nuestra espiritualidad o religión, sabiendo que en medio de las calamidades si actuamos frenéticos no hallaremos las respuestas.
Ha puesto su confianza en Dios, ahora confíe que la solución vendrá pronto y durante la espera está en armonía, seguro que los caminos se abrirán y todo fluirá a su favor.
3. Ejecutar y fortalecer mi fe:
En esta etapa, ya se siente más confiado y calmado, sabiendo que la circunstancia que atraviesa está siendo dirigida bajo los designios divinos.
Hay situaciones que puede controlar y otras que no dependerán de usted, en esos momentos es aconsejable solo creer y confiar plenamente que tendrá la fuerza para luchar y soportar pacientemente con esperanza, porque está viviendo en la fe.
Redactor de manejodeemociones.net

Salud

Emociones

WhatsApp Desea una cita o solicitar información?